Return to site

La Marca en la Web, Vive

La Web Vive. Esto ya es una afirmación obvia, pero que hace apenas veinte años atrás ni lo imaginábamos. Todo empezó con un .txt, un poco de código, y una señal que transmitiera ese mensaje. Después pasó lo que pasó, y una historia llamada Matrix fue llevada al cine. Hoy esa historia empieza a confundirse con la realidad. Lo que en su momento fue una película de ficción, hoy ya empieza ser parte de la realidad. Y esto recién empieza.

Si prestamos atención, nos referimos a la vida, a la gestación, a la naturaleza. No es raro que Matrix sea una película tan “cibernética” y al mismo tiempo, haga permanentes referencia a la naturaleza. Podríamos decir que presenciamos el nacimiento de algo vivo (no me animo a decir un “ser vivo”), que ya empezó hace tiempo a generar anécdotas, historias, recuerdos (películas), etc.

La Web sigue Viviendo. Como dijimos antes, esto recién empieza, y como decía Gaudí: “Ser original es volver al origen”.  Así, deberíamos frenar, pensar, cuestionar, en definitiva deberíamos “volver” para comprender “el origen” de la Web y todo lo que es Digital. De esta forma, podremos “ser” originales.

El origen de algo puede concebirse como un caos o como una nueva oportunidad. Si comprendemos bien la dinámica, la economía, y los negocios en esta  era Digital, podremos hacer que nuestra marca “viva” y acompañe el crecimiento de la Web. En vez de “sobrevivir”, disfrutaremos de esta dinámica compleja: nuestra marca vivirá en este nuevo “ecosistema digital”.

En esta nueva “sociedad digital” la comunicación o el legado de una marca no quedará escrito en un papel o cualquier soporte que no pueda sufrir cambios. El legado quedará vigente en algo vivo, en algo que muta permanentemente en soportes digitales y que esta en permanente interacción con las personas. En definitiva, la marca quedará “viva” en la mente de las personas, en las conversaciones, en el día a día, en la sociedad. La marca será “digital”, pero por sobre todo, será de las personas, será “social”.

Para lograr esto, y teniendo en cuenta lo dicho al principio ¿No sería pertinente pensar a las marcas como un niño? En vez de preocuparnos en decir excelentes discursos o gráficos admirables ¿No sería mejor estar alineados con la dinámica digital donde siempre debemos estar abiertos a las nuevas experiencias? En vez de crear discursos o gráficos perfectos ¿No deberíamos ser más simples (como los niños) y crear mensajes claros y precisos que sean el inicio de una gran conversación? (un ejemplo de simplicidad “compleja” y que se basa en esta dinámica es Twitter).

Entendemos que lo que estamos planteando no es una tarea fácil. En realidad, es una tarea de todos los días (similar a la gratificante experiencia de acompañar el crecimiento de un niño). El seguimiento del día a día permite empezar hoy o cambiar el rumbo ya iniciado según los resultados obtenidos.

A partir de lo que vive nuestra marca, de los resultados del día a día, y de una estrategia digital, podemos anticiparnos a un presente y futuro en permanente dinamismo. 

Santiago Trevisán
All Posts
×

Almost done…

We just sent you an email. Please click the link in the email to confirm your subscription!

OKSubscriptions powered by Strikingly