Return to site

Los porqué, los cómo, y EL paraqué

Para que algo sea innovador, tiene que ser humano. El centro es la persona. Por ende, los negocios deberían respetar el valor de las relaciones (y las historias) entre personas.

La persona que busca encontrar el principal valor de lo que está haciendo generalmente empieza preguntándose los porqués, los cómos. Para indagar y hacer muchas preguntas (y aceptar cualquier respuesta) será necesaria una buena cuota de humildad y empatía con los demás.

Pero ¿Qué ocurre cuando, a pesar de todo, nos encontramos con los "porqué" y "cómo" sin respuesta, sin comprensión racional? Habrá dos posibles caminos:

  1. No hay respuesta porque deducimos rápido que otro lo hizo mal y tendría que haberlo hecho mejor (como a nosotros nos parece: El otro esta en el error, el otro no comprende).
     
  2. No hay respuesta porque hay "porqués" y "cómo" que no se responden con respuestas, sino con más preguntas "¿para qué?".

La primera opción es orgullosa y hecha la culpa a otro. Es conformista. No crea un nuevo valor. No da una verdadera respuesta al problema.

La segunda abre un nuevo panorama, una nueva búsqueda, una nueva experimentación. Una nueva innovación.

La combinación del final de los "porqués" con el inicio de los "paraqués", de eso se trata la verdadera innovación. Ambos se necesitan. Si abunda uno y falta el otro será algo interesante pero no original.

Santiago Trevisán

@eidenideas

All Posts
×

Almost done…

We just sent you an email. Please click the link in the email to confirm your subscription!

OKSubscriptions powered by Strikingly